5 FORMAS DE VIAJAR SIN PAGAR ALOJAMIENTO

5 formas de viajar sin pagar alojamiento

¿Viajar sin pagar alojamiento? ¿Eso existe? La respuesta es … sí. Así que si ya se te estaba pinchando el globo porque empezaste a averiguar costos de estadía y te diste cuenta de que no te iba a dar el bolsillo, este post es para vos. Conocé las diferentes opciones que existen para reducir o directamente eliminar el costo del hospedaje.


En junio de 2013 empecé a pensar en que quería viajar a Europa. Desde hacía mucho tiempo era un sueño pendiente. Pero de entrada decidí que no quería que fuera un viaje corto. Mi idea era ir de 6 meses a un año.

Mi principal desafío se convirtió en encontrar la forma de financiar una estadía tan larga. Porque a fin de cuentas, los costos del pasaje no iban a cambiar, independientemente de cuánto tiempo me quedara en Europa. El tema era el alojamiento. Que como todas sabemos, es lo que más encarece cualquier viaje.

Lo que se me ocurrió fue simple: buscar trabajo en España o Alemania (gracias a mi familia hablo el idioma) y ganar un sueldo en euros, para poder costear un alquiler y además viajar por el resto de Europa.

Lo que conseguí fue mejor: un trabajo como Au-Pair, que incluía alojamiento y comida además del sueldo.

5 Formas de viajar sin pagar alojamiento

¿Cómo viajar sin pagar alojamiento?

Yo conozco 5 formas de hacerlo, de las cuales ya usé dos personalmente. Algunas están pensadas para viajes largos y otras para viajes cortos.

Si conocés otras opciones además de las que voy a hablar hoy, te invito a que las compartas en los comentarios.

Au-Pair

Si al igual que yo querés hacer un viaje largo y tenés entre 18 y 25 años, esta puede ser una alternativa atractiva para vos. La idea es ir a vivir con una familia y ayudar con el cuidado de los hijos y algunas tareas básicas del hogar.

Pero fundamentalmente, lo que las familias buscan es que les puedas transmitir tu idioma y tu cultura a los niños en cuestión. La duración del contrato varía, y puede ser de tres o seis meses, hasta un máximo de un año.

Mi contrato fue de un año, con una familia argentino-alemana que vive en el suroeste de Alemania. El trabajo consistía en preparar el desayuno, las viandas del colegio y el almuerzo para las dos nenas de la familia. Además supervisaba que la mayor hiciera la tarea, y una vez a la semana iba a buscar a la menor al jardín. Pero la regla de hierro era: hablar con ellas sólo en español.

Si te gustan los chicos y pensás que te sentirías cómoda viviendo con una familia, esta es una excelente opción para viajar sin pagar alojamiento. Que además incluye las comidas, y un ingreso mensual que te va a servir para viajar en los fines de semana y vacaciones.

Personalmente me contacté con esta familia gracias a la bolsa de trabajo para ex alumnos de mi escuela secundaria. Pero vos podés registrarte gratis en AuPairWorld, una plataforma legal muy reconocida, y encontrar familias interesadas en recibirte.

Viajar sin pagar alojamiento como Au-Pair

Jugando a la momia en Alemania

Couchsurfing

Couchsurfing significa “surfear en sofás”. Se trata de una comunidad global que tiene como lema la frase: “Tenés amigos en todo el mundo, aunque todavía no los conocés”. En su página web vas a encontrar un listado de personas de todo el mundo, dispuestas a hospedarte en forma gratuita. Registrarse también es gratis.

La idea básicamente es hacer un intercambio cultural entre los anfitriones y los huéspedes. A ellos les sobra un lugarcito en su casa que te ofrecen por unos días, a cambio de conocer más acerca de tu país y cultura.

Los beneficios de alojarse con locales van más allá de ahorrarse unos mangos. Podés sumergirte de lleno en la cultura del país que visitás, e incluso practicar el idioma. Y seguramente vayas a conocer lugares y tener experiencias que de otra forma jamás te hubieses enterado que existían.

Todavía no lo probé personalmente, pero sé que Aniko Villalba, otra viajera argentina muy experimentada, sí lo hizo. En su post ¿Puedo dormir en tu sofá? explica en detalle todo lo que hay que saber acerca de Couchsurfing y comparte su propia experiencia.

Housesitting

Housesitting significa cuidar casas. ¿Te pasa que cuando querés irte de viaje te cuesta trabajo encontrar a alguien que se pueda ocupar de tu perro? ¿O que vaya a chequear tu casa de tanto en tanto para asegurarse de que todo esté bien? Bueno, ¡no sos la única!

Alrededor del mundo hay millones de personas con el mismo problema, y muchas encontraron una solución: abrirles las puertas de sus casas a viajeros para que se las cuiden, mientras ellos mismos están de viaje. De esa forma ahorran dinero en guarderías y no tienen que molestar a ningún familiar o amigo.

Lo que se espera de nosotras (las viajeras) es que nos ocupemos de mantener la casa limpia. Y hacernos cargo de las mascotas si es que hubiera. Las actividades específicas van a depender de las necesidades del dueño. A cambio, nos ofrecen su casa para vivir durante el tiempo que ellos no estén.

No recibimos ninguna compensación económica por cuidar la casa. Pero tampoco tenemos que pagar alquiler (a lo sumo algún dueño puede pedir una colaboración con los gastos de electricidad).

La cantidad de tiempo de estadía varía, y puede ir desde unos días hasta 6 meses o más. También es una buena opción si te interesa viajar por un tiempo prolongado.

A diferencia del Couchsurfing, en las páginas para hacer Housesitting hay que pagar para inscribirse.

Las más conocidas son MindMyHouse, con un costo anual de 20 dólares; Nomador, costo anual de 89 dólares; y TrustedHousesitters, costo anual de 119 dólares. La tasa de inscripción puede parecer alta, pero si tenés intenciones de hacer un viaje largo y conseguís hospedarte gratis, lo vale.

Viajar sin pagar alojamiento haciendo Housesitting

Mi primer housesit en Letonia: solía ser un centro de entretenimiento soviético

Si todavía tenés dudas, Maga Vidoz te cuenta 12 razones para hacer housesitting por el mundo.

Work Exchange (intercambio laboral)

Hay otras formas de conseguir hospedaje gratuito (más comidas) a cambio de unas horas de trabajo, que no necesariamente incluyen cuidar niños.

Workaway es una base de datos de personas y organizaciones que buscan voluntarios para que los ayuden con diferentes actividades. Puede ser para mantener o refaccionar una casa, hacerse cargo de las tareas de limpieza o recepción en un hostel, etc.

El acuerdo básico que propone la página es 5 horas por día, 5 días a la semana. Claro que esto va a variar según el caso particular, pero queda en vos arreglar los detalles con tu anfitrión.

Podés inscribirte con una cuenta individual (23 euros), o con una cuenta de pareja (30 euros). Ambas tienen una validez de un año.

HelpX es una plataforma parecida. En este caso, el acuerdo básico es trabajar 4 horas por día a cambio de techo y comida. Pero también puede variar según las necesidades del anfitrión.

El costo de inscripción es mucho menor que el de Workaway: 20 euros por una cuenta válida por 2 años, indistintamente de si es para una o más personas.

Lo que tienen de bueno ambas plataformas es que te permiten ver de antemano el listado de anfitriones y voluntariados. Después de haber navegado un rato por las dos, podés decidirte por la que te haya resultado más fácil de usar. O aquella en la cual hayas encontrado opciones más atractivas para vos.

No recomiendo que te suscribas a las dos porque las ofertas se repiten mucho (es que la inscripción para los anfitriones es gratuita).

Wwoofing

WWOOF (World Wide Opportunities on Organic Farms) es una plataforma exclusiva para dueños de granjas orgánicas. También buscan voluntarios, ofreciendo techo y comida a cambio de 4-6 horas de trabajo diarias.

Es el mismo concepto de intercambio laboral, pero con dos diferencias. La primera es que WWOOF pone énfasis en que se trata de una oportunidad para aprender acerca del estilo de vida “orgánico”. Vas a estar trabajando en una granja y tus anfitriones probablemente quieran enseñarte prácticas de agricultura sustentable.

La segunda diferencia es que no tiene una inscripción “universal”. Cada país tiene su propia organización WWOOF, y hay que suscribirse a cada una por separado. Si tu idea es viajar por varios países, esta opción te puede resultar más cara.

Visitando una granja de alpacas en Letonia

Visitando una granja de alpacas en Letonia

Camping

Por último, otra de las opciones que tenés para viajar sin pagar alojamiento es llevarte una carpa y acampar. Hay muchos países en los que la acampada libre está permitida, pero también hay varios en donde es ilegal.

Es importante que consultes cuál es el caso del destino al que pensás viajar, y si es necesario pedir autorización previa. También chequeá qué normas tenés que respetar en los países en los que está permitido acampar.


Si ya estabas desechando la idea de viajar porque no te da el bolsillo, acá tenés varias opciones para reducir o eliminar el costo de la estadía.

Ya sea trabajando como Au-Pair, alojándote con locales haciendo couchsurfing, cuidando casas y mascotas haciendo housesitting, intercambiando unas horas de trabajo como voluntaria por techo y comida, o simplemente acampando al aire libre.

¡Compartilo!
Haz click aquí para dejar un comentario

¡Deja un comentario! (Tu correo electrónico no será publicado)