6 CONSEJOS PARA CUIDAR TU CUERPO MIENTRAS VIAJÁS

Cuidar tu cuerpo mientras viajás

¿Alguna vez volviste de un viaje con el cuerpo todo dolorido? Yo sí: con las piernas a punto de reventar, toda contracturada y con un terrible dolor de cintura. Porque me encanta conocer los lugares a pie, y muchas veces el cuerpo no me da abasto. Para que no te pase lo mismo, te dejo estos consejos para cuidar tu cuerpo mientras viajás. Desde que los pongo en práctica, ya no sufro tanto cuando el mapa me dice ’15 cuadras más’ …


En realidad el post debería titularse: cómo pasártela caminando durante días y volver sin que te duela hasta el pelo … 😉

Si disponés de poco tiempo para conocer un lugar, es normal querer hacer (y ver) lo más posible cada día. Para lograrlo, es necesario levantarse bien temprano y acostarse bien tarde. Y pasar todo el día yendo de un lado para otro.

Que no se malentienda, personalmente me encanta. Pero trae ciertas consecuencias:

Tu cuerpo, que no está acostumbrado a ese tipo de actividad, te lo va a hacer notar.

Cuando vivía en Alemania, hacía viajes de fines de semana. Me iba el viernes temprano y volvía el domingo. El tema es que las ciudades europeas tienen una cantidad infinita de cosas para ver y hacer. Entonces, como tenía poco tiempo y no sabía cuándo iba a poder volver, me armaba un itinerario imposible.

Y cuando me levantaba el lunes por la mañana, apenas si podía caminar. Me dolía todo el cuerpo.

Ni te cuento cómo terminé después de aquellas 3 semanas que me pasé recorriendo España. No te estoy exagerando, me caminé las 8 ciudades que visité de punta a punta. Hacia el final de los días, me quería arrancar las piernas de lo mucho que me dolían.

Viajar es hermoso. Pero si a la mitad del viaje estás que no te podés levantar de la cama, o tenés que parar a sentarte a cada rato porque tu cuerpo simplemente no se puede mantener más en pie … Bueno, digamos que no lo vas a disfrutar mucho.

La gran pregunta entonces es … ¿Cómo evitar que te duela todo sin reducir la cantidad de atracciones visitadas? Porque la solución nunca es dejar de conocer cosas. *¡¿Cómo se te ocurre?!*

En realidad no hay una única solución. Es una combinación de medidas que podés tomar, tanto antes de viajar como durante el viaje, para poder disfrutar al máximo sin que tu cuerpo diga basta a mitad de camino.

6 Consejos para cuidar tu cuerpo mientras viajás

Preparate bien antes de viajar

Entrená

La principal razón por la que tu cuerpo te va a reclamar, es porque no está acostumbrado a hacer lo que le estás pidiendo. Por eso es importantísimo que te tomes el tiempo de entrenar antes de viajar.

Ojo, no te estoy diciendo que empieces a hacer 2 horas de CrossFit todos los días. Pero sí que empieces a acostumbrar a tu cuerpo a lo que va a tener que hacer durante esos días que estés de viaje.

Por ejemplo, si vas a practicar algún deporte nuevo, sería ideal que te informes bien acerca de qué músculos son los que vas a usar, y busques ejercicios puntuales para ir fortaleciéndolos.

Si ya sabés que vas a caminar mucho, pero en tu día a día sólo vas de la oficina al sillón de tu casa, lo más probable es que después de uno o dos días de recorrido intenso, tu cuerpo no dé más.

La siguiente estadística está basada puramente en mi experiencia personal. Pero el promedio de kilómetros caminados por día de viaje es de unos 6 o 7. A esto sumale mucho tiempo de pie, más allá de la distancia que recorras. Haciendo filas, sacando fotos, entrando a locales, etc.

Si pasás de la nada misma a 6/7km por día + infinitas horas de pie, todos los días durante una/dos/tres semanas o el tiempo que sea … ¿Cómo te ves? ¿Se entiende a dónde quiero llegar?

Empezá a entrenar tu cuerpo unas semanas antes de tu viaje. Arrancá con 1 o 2km por día y andá subiendo hasta donde te dé el cuero. Si están acostumbradas a las distancias, tus piernas no te van a dar tanto problema cuando les exijas un poco más.

Elegí el calzado adecuado

Así como no podés usar cualquier calzado para jugar al tenis o salir a correr, tampoco podés usar cualquier calzado para salir a caminarte una ciudad. Te lo digo por experiencia propia.

Lo mejor que podés hacer es llevar zapatillas deportivas, que tengan buena amortiguación. Yo desde hace un año tengo unas Sketchers que además vienen con plantillas de memory foam *son lo más cómodo que existe en la vida*.

Mis compañeras incondicionales

Caminar con algo chato es lo peor que podés hacer, porque tus piernas van a recibir el impacto cada vez que des un paso. Al final del día te van a quedar tiesas. Me pasó.

Cualquier cosa con tiras es un NO rotundo. Cuando pasás mucho tiempo de pie, la sangre se va para abajo y los pies se te hinchan. Lo más leve que te puede pasar es que las tiras te provoquen ampollas. Y lo más grave (lo vi en una estadounidense que conocí en Marruecos, a la que rescaté prestándole varias curitas) es que las tiras te corten la piel y te dejen en carne viva. Los pies sangrantes de esa chica me dieron mucha impresión.

Entonces, el calzado no recomendado sería:

  • Sandalias
  • Ojotas
  • Chatitas
  • Zapatos
  • Cualquier zapatilla sin amortiguación

Entiendo que, las mujeres sobre todo, queremos vernos bien en cualquier momento y lugar. Pero sacrificar el estilo en pos de no morirse de dolor después de un día de caminata, vale la pena.

Cuidar tu cuerpo mientras viajás

Hidratate

La deshidratación causa fatiga. Cuando no consumimos suficiente líquido, al cuerpo le cuesta más esfuerzo – más energía – moverse.

Asegurate de llevar siempre una botella de agua y tomá un poco cada hora. De esta forma vas a ir reponiendo los líquidos que tu cuerpo pierde mientras caminás. Si es un día muy caluroso o el sol está muy fuerte es muy probable que transpires y pierdas más líquido. En esos casos, tomá todavía más agua.

Como alternativa, si no te gusta el agua, podés tomar jugos o bebidas naturales sin azúcar.

Mantener tu cuerpo bien hidratado durante el día (además de ser fundamental para la salud en general) te va a ayudar a no sentir tanto cansancio si te la pasás caminando de un lugar a otro.

Cuidá tu espalda

Las piernas no son lo único que se resiente después de un día de mucho caminar. A mi me empieza a doler mucho la cintura, los hombros y el cuello.

Lo ideal es no llevar mucho peso encima. Y usar una mochila, para que el peso se reparta mejor.

Pero lo más importante acá es, cada día del viaje, antes de acostarte, estirar los músculos de la espalda para que no se contracturen.

En especial el trapecio y el cuello:

Y la espalda baja (zona lumbar):

Elongá

Después de cualquier actividad física es fundamental elongar los músculos. Y aunque no te agites mientras vayas paseando, tus músculos se contraen igual que cuando hacen otro tipo de ejercicio. Por lo tanto, es importante que los estires para evitar la rigidez y el dolor que eso conlleva.

Yo suelo elongar antes que los músculos se enfríen (que es lo recomendado). Si voy a parar de caminar durante un tiempo – para almorzar, tomar algo, o simplemente descansar un rato – estiro un poco antes de sentarme. Y cuando llego a mi alojamiento por la tarde o noche, lo mismo.

Yo estiro los cuádriceps

Los gemelos e isquiotibiales

Y los glúteos

Después de varios días puede que el cuerpo se canse por tanto caminar. Pero una cosa es cansancio, y otra cosa es dolor. Si elongás todos los días antes que los músculos se enfríen (es decir, ni bien terminás de hacer el ejercicio – en este caso, caminar-), el cuerpo no te va a doler.

Masajeate los pies

Son los que soportan todo nuestro peso mientras caminamos, ¡y también tienen músculos que se contracturan!

Un buen masajito antes de ir a dormir, sobre todo en la planta del pie, ayuda a relajar los músculos y los tendones. Si no tenés a nadie que lo haga por vos, podés auto-masajearte con los nudillos. También suma mucho hacer rotaciones del tobillo.

Después de tanta elongación y masaje, te vas a ir a dormir como un flan. Pero además, vas a poder levantarte al día siguiente con mucha energía y sin dolor, para seguir paseando y recorriendo de lo lindo.

Cuidar tu cuerpo mientras viajás no es difícil, sólo tenés que tener en cuenta estos 6 consejos:

  • Entrená un poco antes de tu viaje. Andá acostumbrando a tu cuerpo a lo que va a tener que hacer.
  • Elegí un calzado cómodo que tenga buena amortiguación.
  • Hidratate constantemente mientras estés caminando por ahí.
  • Tratá bien a tu espalda. No la cargues mucho, y acordate de estirar los músculos cada tanto.
  • Elongá los músculos de las piernas cada vez que vayas a hacer una pausa larga.
  • Masajeá tus pies al final de la jornada. ¡Se lo merecen, por haberte llevado a tantos lugares lindos!

¿Tenés algún otro consejo útil para cuidar el cuerpo durante un viaje? ¡Dejá un comentario y contanos!

¡Compartilo!
Haz click aquí para dejar un comentario

¡Deja un comentario! (Tu correo electrónico no será publicado)